martes, 11 de marzo de 2014

REVIEW "CHOCOLATE BAR" TOO FACED

Hola a todos un día más.
Me paso por aquí para haceros una revisión completa de la conocidísima paleta de Too Faced "Chocolate Bar".
Sí, sé que muchos pensaréis que ya está muy vista, que mucha gente ya la ha revisado y ha hecho vídeos sobre ella hasta la saciedad. Por eso sigo dudando si hacerlo yo también. Pero desde luego no podía dejar pasar la oportunidad de mostraros esta paletita en el blog ya que considero que será muy útil a la hora de haceros maquillajes con ella. Así podré remitiros al blog siempre que queráis saber más de ella, o ver los tonos que trae, y por supuesto, dejaros mi más humilde opinión sobre si comprarla o no. Así que allá vamos.


Como ya sabéis, la cajita donde viene es todo un primor. Too Faced no deja de sorprendernos con su packaging tan cuidado al que no le falta un detalle. Además su presentación nos adelante lo que vamos a encontrarnos dentro.

 Un vez abierta nos encontramos con una tableta de chocolate enorme, en este caso metálica con el cierre de imán y el nombre y la firma grabados en relieve dorado. Cuando la abrimos uuummmm...es delicioso el olor a chocolate que desprende. Esto es debido a que contiene cacao 100% natural en su  composición. He de confesaros que cuando la tenía en mis manos fui directa a la cocina a coger unas cuantas onzas de cacao porque me levantó un apetito voraz, necesitaba chocolate sí o sí. (No es nada aconsejable usarla si estamos a dieta )jejeje.

 Y ahora sí, vamos a lo importante. En esta ocasión Too Faced no ofrece 16 sombras, 14 de ellas son de 0.95gr y las otras dos de 2.8gr. Claramente se trata de una paleta de neutros, donde predominan los tonos tierra y caramelo, tanto mates como satinados y metálicos. Aquí os las dejo con luz natural.

 Aquí os la muestro con flash donde se aprecian muchísimo más los destellos y glitter que tienen algunas. Es una verdadera preciosidad.
 Está compuesta por 5 sombras mate, 6 metalizadas y 5 con destillitos y glitter muy fino. Paso ahora a detallarlas una a una.
Glided Ganache: kaki oscuro con destellos plateados y rosados.
Salted Caramel: es un color caramelo muy suave y mate.
Hazelnut: dorado cobrizo medio metalizada.
White Chocolate: color vainilla mate perfecta para iluminar. Me parece genial que sea una de las grandes, ya que normalmente es de las sombras que más usamos y que antes se nos acaban en una paleta.
Marzipan: Es un rosado metalizado con tendencia al dorado.
Créme Brulee: sombra dorada por metalizada con subtono anaranjado.

 Vamos con la otra mitad de la paleta.
 Semi-Sweet: marrón mate medio, perfecto para oscurecer la cuenca y looks de diario.
Haute Chocolate: marrón medio metalizado dorado.
Milk Chocolate: marrón claro mate, ideal para realizar las transiciones de color.
Strawberry Bon Bon: rosa algodón de azúcar, muy claro y mate.
Cherry Cordial: tono vino borgoña mate con múltiples destellos y glitter en rosa y morado.
Black Frorest Truffle: marrón oscuro con tendencia al morado con mucho glitter plateado y rosado.
Candied Violet: morado medio con partículas de destello en rosajo y cobrizo. Es de las más bonitas sin duda. Muy especial.
Triple Fudge: marrón muy oscuro grisáceo casi mate. Tiene algunos destellos muy sutíles en plata que apenas se aprecia una vez se aplica en el párpado. Yo la definiría como color humo.
Amaretto: cobre oscuro algo anaranjado y metalizado.
Champagne Truffle: es un color champagne tal cual. Un crudo metalizado para dar toques de luz.



Como veis no sólo tiene tonos marrones, también combina rojizos cobres, morados y verdes. Lo que la hace realmente versátil. 
Respecto a la calidad de las sombras he de deciros que al principio me desconcertó un poco. Me pareció una paleta muy polvorienta, algunas sombras tremendamente secas y nada suaves. Pero luego cuando las he trabajado en el ojo he de deciros que me han sorprendido muy gratamente. Me recuerdan mucho a las de Mac. Son sombras que al tacto parecen que no van a funcionar bien, pero sobre la piel del párpado son maravillosas. Se difuminan muy bien, aguantan mil horas (aclaro que yo siempre uso prebase) y pigmentan lo justo para que queden intensas pero no sea trabajoso aplicarlas, como otras que pigmentan demasiado y acaban cayendo por todo el rostro.
¿Merece la pena? Pues yo creo que si os gusta mucho el maquillaje y tener paletas bonitas y útiles sí. Pero realmente muchas de las sombras que trae se pueden encontrar en otras más económicas, o sueltas. Tiene pocas sombras realmente especiales, aunque algunas sí son una preciosidad. Eso sí, es muy cómoda ya que con ella sola te puedes hacer mil looks sin usar ni una sombra fuera de la paleta. Cuenta con todos los básicos y eso se agradece. Pero es cierto que es demasiado cara, y es que no nos vamos a engañar, vamos a pagar la marca, el packaging y ese olor tan rico a chocolate.
Mucha gente comenta que es la gran competidora de las Naked de Urban Decai. Bien, yo creo que de momento, y para mi gusto, la Naked 2 sigue siendo la paleta más completa que hay en el mercado de tonos neutros. La Naked 3 es para las amantes de los rosas, entre las que me incluyo. Y sin embargo ésta es más para todos los gustos. No podría decidirme entre la Chocolate Bar y la Naked 3, para mí son muy distintas.

Finalmente os digo que yo personalmente no me arrepiento de haberla comprado, primero porque me encanta el maquillaje y para mí son caprichos que de vez en cuando me gusta darme. Y sengundo, sé que le voy a dar mucho mucho uso por lo completa que es y la calidad que tiene.

Y eso es todo lo que os quería comentar. Espero que os gustara y que os ayude en algo mi opinión.
Nos vemos muy pronto!